Poesía

“Oye papá, tú no impones tu liderazgo, tú lo ejercitas”

Oye papá, tú no impones tu liderazgo, tú lo ejercitas; tú no necesitas luchar para ganarlo, te ha sido dada tal responsabilidad. Tú no necesitas buscar que los de tu casa acepten tu liderazgo, o procurar ganarte el respeto por la fuerza. Naturalmente eres tu quien tiene la responsabilidad; la responsabilidad de mirar hacia adelante, identificar un objetivo, y mostrarte seguro mientras caminas hacia ese determinado objetivo, y esto, a pesar de tus faltas y debilidades.

El líder no obliga; el líder inspira.

El líder no envía, sino que va en primera fila.

El líder no es reactivo, sino proactivo.

El líder no tiene porque saberlo todo; pero continuamente está buscando aprender y expandir su perspectiva de la vida.

El líder hace que las cosas sucedan.

El líder guía con paciencia, sabiendo que el paso de unos es más lento que el de otros.

El líder no tiene que ser capaz de dividir los mares en dos, pero si tiene que saber cómo y cuándo clamar a Dios.

El líder no es perfecto, pero continuamente busca el mejoramiento.

Papá, tu eres un líder, tu casa te necesita.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.