Poesía

Lluvia tardía

El árido desierto
se arrastró sin compasión,
invadiendo el corazón
de un terreno ya dispuesto.

Redujo a nada la cosecha,
impidió el buen crecimiento;
convirtiendo la ternura
en lamentables endechas.

La mañana fue lo mismo
que la noche oscura y tiesa;
conmovida por un sismo
Y la lluvia sin sospecha

que aquel lugar no era un desierto,
sino un campo ya sembrado
con bellas flores y arbolado:
un terreno ya dispuesto.

Cuando todo lo invadido
había perdido su vigor,
fue enviado desde el cielo
un aguacero redentor.

Aquel campo abrió su boca
dando saltos de alegría,
disfrutando cada gota
de aquella gran lluvia tardía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.