Poesía

Mis amados compatriotas

La tierra que me vio nacer

para el tiempo que me tocó vivir,

fue devastada;

asolada por estruendos de vientos.

Techos al descubierto, escasez de alimentos.

Terrores, pero no solo desde afuera

sino también desde adentro.

Pues a los pocos que algo les quedaba

les fue arrebatado por miserables.

Miserables que emboscaron como con espada,

que emboscaron a los más vulnerables.

Y aunque mis pies no pisaban Boriquén

para los eventos de aquella crisis,

si lo hicieron mis más queridos;

mis amados compatriotas.

Los de mi sangre, los de mi casa.

Los que se dieron la mano,

los que bien entendieron

que el simple hecho de nacer de la misma tierra,

nos identifica como hermanos.

Los que saben que patria es patria de verdad,

cuando se entiende que “patria es humanidad”,

como dijera José Martí.

Pues no es la tierra donde pisas

sino el vecino y el cercano que ves en necesidad;

eso es patria…

Y el que lo entiende y lo comprende

y lo vive, y lo siente;

ese,

ESE ES PATRIA DE VERDAD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.