Publicado en Poesía

Vanguardia

Comienzo a un paso firme,

marcando un paso tras del otro;

aunque mantengo el ritmo al irme,

lo de firme, va menguando un poco.

Hasta alcanzar ese lindero

desconocido por mis pasos.

Voy sin detenerme,

aunque ya no tan ligero.

Procuro hayar un caminante;

uno que haya cruzado antes.

“Caminante, no hay camino,” (me dice una voz),

“se hace camino al andar.”

Prosigo sin desmayar,

aunque un poco cansado de talar.

La herramienta de corte que llevo

empieza a embotar,

y aumento al doble mi esfuerzo;

y el firme empeño en continuar.

Oigo unos pasos tras de mi,

unos muy jóvenes, otros no tanto;

entre ellos un anciano,

de esos ya curau de espanto.

“¡Me alegro de verte!”, me dice gritando.

“Tienes que detenerte”, me dice el anciano.

Toma mi herramienta y lo escucho decir:

“Pierdes el filo, y desperdicias fuerzas”.

Me refuerza con sus palabras

y me nutre con buen alimento.

Y seguimos,

también los mas jóvenes conmigo.

(“Caminante, no hay camino, se hace camino al andar” – Antonio Machado)

Anuncios

Autor:

Soy padre y esposo, dos de los roles que ocupan la mayor parte de mis días. Me identifico como un amador del pensamiento; me deleito en la lectura, la reflexión, el asombro, el razonamiento; de ahí nace lo que escribo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s