Relato breve

Tus manecillas y mi silencio

¡Cuán implacable eres! Tus manecillas retumban fuertemente en mi silencio. Me aturde tu constante sonido: pues me distrae del momento presente y me lleva a pensar en el tiempo perdido. A menudo provocas que me desespere pensando en el tiempo que aún no ha sido, incluso habiendo yo entendido que el tal es incierto. ¡Que desperdicio! Pues ni el uno ni el otro está NUNCA a mi alcance.

No se si pensar que te acabas o es que simplemente pasas de largo. O puede ser que sea yo, que de manera muy ignorante trato de “tomarte el pelo”. Siempre acabo por quedar convencido de que eres incontrolable. Por lo tanto, de cuando en cuando dejo de insistir en mis inútiles esfuerzos.

La verdad es que me mantienes a ti muy atento. Miro fijamente tus aparentes apariciones y trato de encontrar algún sentido. Sí estoy en donde NO quiero estar, no me importa que pases de largo; pero haces lo contrario. Pero sí estoy donde quiero y disfruto estar, comienzo a levantar quejas contra ti por el hecho de que pasas muy de prisa. Prefiero que en esos momentos te tomes tu tiempo, pero ni caso me haces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.