Afecto

Caigo en la blandura de tus manos,
y de tu voz, como llovizna
tan ligera al oído y refrescante.

Palpan mis manos tu lento cuello
entre besitos tiernos
que huelen a caramelo
encima de un helado de vainilla.

Vuelvo la mirada a tus ojos
medio cerrados, como el día que va decayendo.
Te envuelvo como un oso y su abrazo
entre mis brazos de pulpo,
y te planto otro beso en tus labios sedientos
del calor de mis mejillas.

No quiero escuchar que el tiempo marque sus pisadas;
quiero que la luna, al asomarse, haga silencio.
Quiero solo escuchar tu palpitar
que se confunde
con ese blues que aún no identifico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .