Somos un brevísimo instante

¿Y si todo durase lo que el aire en los pulmones?
Y si el tiempo deja de ser esa cosa incómoda,
flotante,
indescriptible,
que hace pesada la memoria;
y que provoca una ansiedad mentirosa y vana
de un mañana ilusorio,
y empapado de miedos
por un falso pronóstico de lluvia.

Entonces dejaríamos de ser,
o de seguir siendo (porque no somos seres inmutables),
porque nunca estamos completos en nosotros mismos.

Porque vamos siendo resultado.

Somos eso en que nos vamos convirtiendo,
que se encuentra siempre en movimiento
(como los caracoles, como el viento,
como la marea del mar que no conoce descanso);
entre lo que conocemos y lo que ignoramos,
entre lo que recordamos y lo que añoramos.

Vamos siendo ese espacio instantáneo,
impreciso,
entre lo que fue y lo que puede ser.

No somos ni ayer ni somos mañana,
pero somos eso que queda entre medio.
Este preciso instante,
este segundo, eso somos;
un brevísimo instante entre dos tiempos
in-habitables,
in-tocables,
in-editables.



2 comentarios sobre “Somos un brevísimo instante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .