Adam

Fui formado del barro:
del agua, y de esa tierra
rojiza como el fuego.
Moldeado, 
como vasija en manos de alfarero.

Fui dotado de vida
con el soplo de SU aliento.
Llegué a ser un ser
con una vida más elevada que la vida animal,
aunque un poco menor que los ángeles.

Fui hecho, de alguna manera
que sobrepasa mi entendimiento,
semejante (en no pocas cosas asombrosas)
a mi Creador.

Con capacidad de expresar amor, y sentir afecto;
de planificar mediante la reflexión
y ejecutar decisiones de acuerdo a conclusiones.

Di nombre a cada ser viviente,
criaturas que fueron sujetas a mi cuidado.
Cada quien estaba con un otro;
cada dos, en pareja; perfectamente complementados.

Pero en mí permanecía aún
aquella costilla,
de la cual ella fue tomada;

y al verla venir,
en detallada y hermosa figura,
y después de un profundo sueño,
exclamé con nuevo asombro:

¡Esta es carne de mi carne, y hueso de mis huesos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .