Poesía

Mi cobardía

Una vez la vi
y fue como verla mil veces,
quedó grabada en mi memoria.
La vi de cerca y silenciosa
y yo callado, como siempre.
Me pareció tallada, tan perfecta;
como obra de manos de un artista.
Quedé paralizado, como siempre.
Aun sobra en mi garganta
el aroma de su perfume;
flores del campo…
La tuve tan cerca,
casi al roce de mi piel.
A la distancia de una ligera expresión de mi parte:
de una corta palabra, de una frase tal vez;
extender mi mano puede haber sido suficiente…
Pero la dejé irse
y volví a quedarme solo
y callado, como siempre.

Poesía

Los residuos de ti

Me dejas, para mi mal,
con el eco de tu adiós
y con el rastro de tu perfume
que entra sin aviso
con el viento de la tarde.
Olvidaste llevarte tus pisadas de la terraza
y tus tazas con florecitas de la alacena.
Entre mis brazos tengo la esperanza de tu regreso,
y en la mesita están todavía
tus buenas noches a la hora de soñar.
¿Por qué no te llevaste todo de una vez?
¿Para qué dejaste tu vacío aroma
en el aire de la casa;
y el fantasma de tu rutina
que aunque percibo,
está muy lejos del roce de tu piel?
¿Qué hago con las cortinas y los adornos
que le dieron color y vida a esta casa con tu llegada?
Me dejaste con todas y tantas preguntas…

Poesía

Riesgos del corazón

El corazón se endurece
si lo retienes;
si lo abres para otros
puede que lo defrauden;
si lo entregas
puede que lo hagan pedazos.
Si lo hacen pedazos
o lo defraudan
puede ser restaurado y fortalecido.
De todos modos
ábrelo
o entrégalo
pero no lo retengas.

Poesía

Muy tarde lo comprendí

Intenté arrancarte de mi piel
y lo hice;
muy tarde comprendí
que ya éramos una sola carne.

Poesía

¡Pero qué breve es la vida!

¡Pero qué breve es la vida!
Se descompone el cuerpo
como alimento que expira.
¡Ay de aquel que no se renueva
en su corazón
volviendo a ser tierno como un niño!
Se le escapa la calidez de un abrazo,
la libertad del perdón,
el goce de ser agradecido;
la alegría de tararear melodías
aunque parezca no tener sentido.

Poesía

A veces somos

La vida es un jardín
nosotros, ¿qué más?
A veces somos espinos y cardos,
mala hierba;
a veces somos cizaña. Sigue leyendo

Poesía

Entre mil y un abrazos

Hay abrazos que ahogan el frío,
abrazos que apapachan.

Hay abrazos que protegen del mal,
que brindan seguridad;
de brazos fuertes y tiernos
que dicen: “aquí estoy”.

Hay abrazos llenos de luz,
que disipan las densas tinieblas
que acompañan durante el valle
de sombra y de muerte.

Hay abrazos que imparten vida
y abrazos que curan las heridas. Sigue leyendo