Microrrelato

Rubatosis*

Un hombre llama a la puerta delantera de la casa. A los pocos minutos abre una mujer joven. Se miran a los ojos por un rato sin intercambio alguno de palabras. Un niño se apresura a pasar por el lado de la mujer y se aferra a la pierna del hombre.

―Disculpe ―dijo ella―, usted es idéntico a su padre; falleció hace poco. Sigue leyendo

Poesía

Bailemos

Muévete conmigo
así, de lado a lado
como si fuese un vals.
Que la vida es
como un aguacero
de esos
que pasan ligero.

Bailemos bajo la vida
y bajo la lluvia.
Trasládate conmigo
y junto a mí.
En tanto la vida
es vida;
y tú, querida
vida mía
mi lluvia y mi jardín.

Poesía

“Me automedico: Escribo”

Como la callada sombra y el silencio
que no desean ser descubiertos;
y se inclinan a rehusar ser
más de lo que hasta hoy han sido.

Pero he hallado
en medio de mi oscuridad
una forma casi santa
de asomarme a la vida,
y desatar con toda liberalidad
mis salvajes sentimientos;
de pregonar en soledad
la intrepidez que se me escapa entre la gente.

Poesía

La desnudez del poeta

La poesía es doblemente bella:
por un lado
está la franca belleza
de la desnudez del poeta;
por el otro,
está la manera
en que el lector percibe esa desnudez
y no le queda más remedio
que sentirse desnudo también.
Desnudo ante la vida, ante el espejo.

Microrrelato

Los conejitos y mi huerto

Es una extraña sensación la que me produce ver a los conejitos en mi huerto. Una profunda confusión entre seguridad, y una vieja y ahogada culpa: una ligera presión desde la garganta hasta mis vísceras; porque fui yo quien falló en no darse cuenta a tiempo. Sigue leyendo

Poesía

Mariposa de primavera

Cuan deleitosos me son tus besos;
brota una flor silvestre con cada caricia.
Nuestro amor es un jardín que florece hermoso
entre el calor de nuestros cuerpos.
Eres mariposa de primavera
que se pasea entre la sequedad de mi suelo;
que invita el canto del picaflor,
que alegra el llanto del campo muerto.

Relato breve

Otro intento de renovación

Toda la casa estaba llena de materiales para la renovación. Lo que en un principio parecía un Edén con necesidad de algunos toques de decoración, se había convertido en un campo de batalla después de algunos bombardeos.

―¡No necesito llenar tus expectativas! Sabía que lo nuestro no iba a funcionar ―dijo ella.

―Sí, sí… Siempre lo sabes todo. ¡Eres genial! Eres la perfecta mujer que todo hombre desea observar desde lejos ―dijo él, mientras comenzaba a derribar la pared de la cocina con un mazo de hierro. Sigue leyendo