Leyendo y escuchando literatura

El que escribe sabe que debe leer mucho (y leer de todo); hoy tenemos la ventaja de que podemos escuchar cuentos narrados (o cualquier tipo de audio libro) mientras estamos haciendo otras cosas (momentos en que lamentablemente no podemos estar tranquilos y rebosando del sano y delicioso ocio que es la lectura).

Sigue leyendo “Leyendo y escuchando literatura”

No hemos terminado contigo

Iba por el parque muy de prisa, cosa que siempre suele pasar; para todas las demás cosas uno tiene tiempo de más, pero para ir a caminar al parque no hay tiempo suficiente.

(Puede que el lector identifique un dilema en esto que acaba de leer o puede que piense que esto es un asunto que no es discutible, porque de todos modos es muy rara la ocasión en que se puede ir a caminar tranquilo al parque: sin prisa, y sin interrupciones vagas e innecesarias.)

La verdad es que no salí con el propósito de dar un paseo por el parque, sino que: “Caminaba a través del parque”.

Sigue leyendo “No hemos terminado contigo”

Calla

Calla, que el silencio suele dar sabias lecciones.
Hablas demasiado. Escuchas muy poco.
Detente, observa, aprende;
la vida es muy corta y nosotros somos muy torpes.

¡Mira! Sí, levanta la mirada.
No es que te encierres en tu silencio;
es que te abras a lo que vale la pena escuchar.

¡Camina! Sí, sigue andando, aunque sea un poco.
No es que te detengas en el camino;
es que cierres la boca y prestes atención.

No estamos exentos de tropezar;
los tropiezos son de todos,
vienen incluidos en el paquete de la vida.
Pero el que hace silencio
aprende,
aunque sea un poco más con cada recaída.

¡Levántate! Sí, ya deja de quejarte.
Pero haz silencio, no quiero escucharte.
Presta oído, aprende, y adquiere sabiduría.

Un cambio de ambiente

Hoy es 25 de agosto, son las 4:40 am (fecha en que escribí esta entrada). Ayer estuve ocupado con muchas cosas (necesarias e importantes) y no tomé el tiempo de sentarme a escribirte; ahora lo hago.

Una de las cosas que sí pude hacer (y siempre lo disfruto demasiado) fue dar una caminata por el parque, cerca del camino que recorre el río (esto me recuerda un verso de Horacio Quiroga, del cual Borges hace mención en una conferencia sobre la poesía, que dice, “Un viento frío sopla del lado del río“). Esta vez (el río) no gozaba de la misma calma de siempre; había llovido toda la noche anterior y el río se veía enojado (la impresión que me causó me llevó a escribir este poema: ⇾ Crecida).

Sigue leyendo “Un cambio de ambiente”

Crecida

Él era todo calma antes de aquella lluvia repentina;
un callado manantial.
Manso, una bestia en estado de reposo.

Ahora lo ves dominado por el enojo,
lleno de tanta fuerza y furia;
capaz de llevar consigo
todo cuanto cruce su camino.

Lo puedes escuchar rugir cual león.
Amenazando a todo ser
que intente traspasar sus revolcadas aguas,
ya oscurecidas por el agresivo recorrer
de su viejo camino
marcado con huellas extrañas.

¿Quién se atreve a invadir su territorio
mientras lo alimenta el gigante de la montaña?
Su torrente impetuoso, ¿quién lo mira sin sentir espanto?