En silencio

Le pregunta si la ama,
No como dudando, sino,
Como necesitando escuchar palabras como esas.
En silencio la toma de la mano...
El cielo está claro;
Despejado, alto y claro.
Y la noche está en silencio
Como él...
Como el amor, en silencio.
Él la abraza, y la escucha.
Ella lo siente, y lo sabe;
que está ahí para ella.
Y de vez en cuando, procurando no sonar habitual,
Él le dice que la ama,
Ella necesita también escucharlo.

Mientras estás entre mis brazos

Regresas, de repente, como te fuiste.
Traes una sonrisa forzada en tu rostro
que procura el perdón.
Y te abrazo…
Aunque no entiendo, no entiendo nada.
¿Por qué nuestro encuentro aquella primera vez?
¿Por qué te fuiste? ¿Por qué te esperé?
¿Por qué regresas?

Pero te sigo abrazando,
y mientras estás entre mis brazos
se va disipando la necesidad de respuestas.

Entre mil y un abrazos

Hay abrazos que ahogan el frío,
abrazos que apapachan.

Hay abrazos que protegen del mal,
que brindan seguridad;
de brazos fuertes y tiernos
que dicen: “aquí estoy”.

Hay abrazos llenos de luz,
que disipan las densas tinieblas
que acompañan durante el valle
de sombra y de muerte.

Hay abrazos que imparten vida
y abrazos que curan las heridas. Sigue leyendo “Entre mil y un abrazos”