Poesía

La verdadera razón

Muere el hambriento,
y no es de hambre que muere;
sino por un fulano que comió de más.