Poesía

¡Tanto afán desesperado!

¡Tanto afán desesperado
por llenar tus manos
con cosas que perecen con el uso!
¡Cuán vano es el gastar tus días tras las riquezas
y entregar tu tiempo y energías
al que vive de la usura!
¿Cuál es el fin principal del hombre?
Respóndeme tú,
que andas acumulando todo tipo de cosas que no podrás llevarte a la tumba.
Y tú, que teniendo poco,
piensas que si tuvieses mucho
serías de veras feliz.
¿Aún piensas que la vida del hombre consiste en la cantidad de bienes que posee?

Poesía

Regálame momentos

No me regales cosas,

regálame momentos.

Las cosas tienen un precio,

y algunas son de mucho valor;

pero los buenos momentos no tienen precio. Sigue leyendo