Poesía

Te extrañé tanto

Y qué me dices de esas veces
en que llegas y que luego te vas,
y siento ese terrible vacío;
y me quedo extrañándote…

Y llega la noche y está todo oscuro.
Y tú no llegas y yo no duermo;
me desvelo esperándote.

Y a las pocas horas despierto
y me doy cuenta de que no estuviste;
de que te extrañé tanto
que te sentí tan cerca y tan real
como nunca estuviste o fuiste…

Pero dormí algo,
al menos pude dormir un poco.

Poesía

Semejantes a compañeros de cuarto

Sé que ha pasado el tiempo,
y que hemos cometido el error de la distancia:
esa distancia del afecto cariñoso.
Pues compartimos cada noche la misma sábana
y es más intenso el frío adentro que afuera.
Somos semejantes a compañeros de cuarto:
cada cual anda por su propio mundo;
distantes y confusos…
A veces tropezamos en el baño,
a veces en la cocina;
“con el permiso”, me dices.

Nuestro jardín ya no da flores,
las mariposas ya no están.
Pero es mi culpa, si, mi culpa;
soy el responsable de toda esta tragedia…
¿Será posible revivir esta mortandad,
reducir esta distancia,
volver a encender la llama que hoy ahogan enormes rastros de cenizas?

Ir a descargar

Poesía

“Susurros para Decirlos al Oído”

Susurros para decirlos al oído_cubiertaComparto con ustedes esta emocionante noticia para mí. Ya está a la venta: “Susurros para decirlos al oído”. Versos que buscan resaltar el encanto de la mujer, sus sentimientos; el amor de parejas y el desamor.

“Mientras me aferro a las costas de tu cintura
y me refugio en el silencio de tu voz callada,
en el susurro de tu amor…”

Puedes conseguirlo a través de:

Amazon

Editorial Circulo Rojo

Agapea

camisaazul.jpg

Me llamo Jonathan Vizcarrondo. Entre mi familia y aquellos más cercanos me conocen como Tatán (o El gran Tatán; cosas de familia). Nací en SanJuan, Puerto Rico, el 9 de julio de 1986. Llevo casado un poco más de ocho años, y soy padre de dos pequeñas artistas. Actualmente vivo en Northampton, PA (EE. UU.).

Más sobre mí

Poesía

Lo nuestro fue…

Lo nuestro fue
como ese globo al que se le escapa el aire
por un huequito,
y le pones el dedo
para evitar que se desinfle…
Me cansé de mantener mi todo ahí
presionando en vano
lo que con demasiada evidencia
se iba desvaneciendo.

Poesía

El silencio de tu voz

Sufro en vano el silencio de tu voz bajo la lluvia.
El reloj de pared estremece la casa
con tu recuerdo a cada minuto.
Se me escapa la poca luna que me queda,
se oculta tras mi sonrisa triste
que se duele por la alegría de los días pasados,
de los días contigo;
de esos días callados
con lluvia
pero a tu lado.

Cada gota revive un recuerdo
al caer sobre la hierba seca,
sobre las inútiles sombrillas de la terraza,
sobre las sillas vacías
ya por muchos días…

Entre el espacio de cada minuto
escucho ahogarse el suspiro de la brisa
que se cuela por la ventana.
Los pasos de algunos peatones
y el esparcir de los charcos
entre el viento que producen los autos.
Pero tu voz… ¿Dónde?
Me fastidia tu silencio.

Poesía

Porque sé que aún estás

Si te veo de lejos o te veo de cerca
no importa,
me hace bien el simple hecho de verte.
Porque sé que estás ahí,
que aún existes; Sigue leyendo

Poesía

Los residuos de ti

Me dejas, para mi mal,
con el eco de tu adiós
y con el rastro de tu perfume
que entra sin aviso
con el viento de la tarde.
Olvidaste llevarte tus pisadas de la terraza
y tus tazas con florecitas de la alacena. Sigue leyendo