Un Negocio Redondo

Estando sentado en el lugar de los desechos, me di cuenta, mientras pensaba casi inconscientemente, que por mucho tiempo nos han mantenido siendo víctimas de un negocio redondo.

Voy a comenzar con una declaración muy simple: hay que comer para vivir (aunque muchos vivan para comer). El cuerpo necesita energía y necesita vitaminas (y algo de placer, o mucho; eso depende de qué planeta seas). Y no voy a hablar de las “vitaminas” (no acabaríamos), nunca se sabe con certeza qué tipo de ficción es la que nos intentan vender. Sigue leyendo “Un Negocio Redondo”