Un cambio de ambiente

Hoy es 25 de agosto, son las 4:40 am (fecha en que escribí esta entrada). Ayer estuve ocupado con muchas cosas (necesarias e importantes) y no tomé el tiempo de sentarme a escribirte; ahora lo hago.

Una de las cosas que sí pude hacer (y siempre lo disfruto demasiado) fue dar una caminata por el parque, cerca del camino que recorre el río (esto me recuerda un verso de Horacio Quiroga, del cual Borges hace mención en una conferencia sobre la poesía, que dice, “Un viento frío sopla del lado del río“). Esta vez (el río) no gozaba de la misma calma de siempre; había llovido toda la noche anterior y el río se veía enojado (la impresión que me causó me llevó a escribir este poema: ⇾ Crecida).

Sigue leyendo “Un cambio de ambiente”

Individualmente juntos

-Mientras observo la periferia-

Hola, hoy es 22 de agosto (fecha en que comencé a escribir esta entrada). Quiero contarte algo que me pasó durante mi (media) hora de almuerzo. Estoy releyendo Rayuela (esta vez la segunda posibilidad), estoy absorto en el capítulo 23. Me detengo a darme un trago de agua (de esas que tienen soda y un toque de limón), miro a mi alrededor y me pregunto “¿Qué si escribo algunas cosas acerca de las personas que veo?” Si lees el principio del capítulo 23 sabrás por qué pienso escribir estas cosas. (En ocasiones surgen ideas durante el tiempo de lectura. Soy un aficionado en esto de la escritura, pero siempre ando escribiendo un poco aquí y allá).

Sigue leyendo “Individualmente juntos”

Mi lucha con “editor estricto”

-Escritor libre y editor estricto-

Querido diario, hoy es 21 de agosto; esta vez escribo un poco tarde en la noche (son las 9:07 pm). Durante el día estuve (en cuanto a escritura) escribiendo otras cosas. Detuve la lectura (estoy releyendo Rayuela), con todo propósito, para mirar las personas que estaban a mi alrededor a la hora del almuerzo (o en palabras más precisas, la media hora de almuerzo; porque en Estados Unidos, a diferencia de en Puerto Rico, el tiempo de almuerzo es media hora. Y yo, personalmente, me tomo 15 minutos para leer y comer, y los otros 15 minutos para leer). Me detuve a mirarlas para ver si me daban algún argumento para hacer algunos apuntes. Después te cuento de algunas cosas que puse por escrito al ver aquellas personas hipnotizadas, y tan distantes los unos de los otros, aunque a la vez tan cerca (aunque eso no es nada nuevo; vivimos en la época donde los no-lugares están sobre poblados).

Sigue leyendo “Mi lucha con “editor estricto””

¿Por qué desparramas tiempo escribiendo?

-Razones para escribir-

Hoy es 20 de agosto del 2021, son las 4:34 am. Me levanto, al menos durante la semana de trabajo, de a eso como a las 3:30 am para dedicar un rato a la escritura; pues a esa hora, después de poner música instrumental (tal vez Mozart o algo de Jazz) y después de varios tragos de café con leche (y algunas cucharadas de azúcar) me siento con la mente descansada y ágil para poner por escrito algunas ideas (ya sea ficción, no-ficción, poesía; o alguna especie de texto que diga algo de alguna manera que exprese lo que cruza mi mente), o continuar con algunas ideas ya comenzadas.

Sigue leyendo “¿Por qué desparramas tiempo escribiendo?”