Ese raro momento

Ese raro momento...
flotan los dedos,
casi no los alcanza el pensamiento.
No interrumpas, razón;
no sé si puedas con esto.
Buscas con afán un sentido
que se escapa de ti, y de mí.
Corres tan de prisa,
y de prisa busco escapar de tu intento 
de ponerle freno
a las palabras precisas que dan forma a un verso
que se muestra en tu ausencia.

Ese raro momento...
descubro que escucho en silencio,
o más bien creo que siento
un ritmo que va o que viene; no sé.
Me detengo, froto mis ojos, estiro los dedos.
No busco un verso, no busco rima;
siento que persigo
o que soy perseguido tal vez.
Sí, a veces siento que soy la presa,
y escribo porque no puedo hacer otra cosa.
Porque cuando escribo voy llenando, cazando;
o me voy vaciando y siendo cazado.

Leyendo y escuchando literatura

El que escribe sabe que debe leer mucho (y leer de todo); hoy tenemos la ventaja de que podemos escuchar cuentos narrados (o cualquier tipo de audio libro) mientras estamos haciendo otras cosas (momentos en que lamentablemente no podemos estar tranquilos y rebosando del sano y delicioso ocio que es la lectura).

Sigue leyendo “Leyendo y escuchando literatura”

Un cambio de ambiente

Hoy es 25 de agosto, son las 4:40 am (fecha en que escribí esta entrada). Ayer estuve ocupado con muchas cosas (necesarias e importantes) y no tomé el tiempo de sentarme a escribirte; ahora lo hago.

Una de las cosas que sí pude hacer (y siempre lo disfruto demasiado) fue dar una caminata por el parque, cerca del camino que recorre el río (esto me recuerda un verso de Horacio Quiroga, del cual Borges hace mención en una conferencia sobre la poesía, que dice, “Un viento frío sopla del lado del río“). Esta vez (el río) no gozaba de la misma calma de siempre; había llovido toda la noche anterior y el río se veía enojado (la impresión que me causó me llevó a escribir este poema: ⇾ Crecida).

Sigue leyendo “Un cambio de ambiente”

Tres relatos

-Los asuntos de los relatos se dan mientras escribo-

Hoy es 24 de agosto, son las 7:00 am (hoy no trabajo afuera), y sigo con la escritura a mi diario.

Llevo varias semanas siguiéndole el hilo a tres relatos (que voy escribiendo) a la misma vez. Son de esos relatos que sabes de repente que tienen un desarrollo un poco más largo, que no son simplemente un microrrelato. Muy por dentro hay un parecido entre ellos, aunque tratan temas diferentes. Los temas se me dan mientras escribo. Cuando escribo partiendo con un tema fijado en mente es por requisito de algún concurso literario.

Sigue leyendo “Tres relatos”

Mi lucha con “editor estricto”

-Escritor libre y editor estricto-

Querido diario, hoy es 21 de agosto; esta vez escribo un poco tarde en la noche (son las 9:07 pm). Durante el día estuve (en cuanto a escritura) escribiendo otras cosas. Detuve la lectura (estoy releyendo Rayuela), con todo propósito, para mirar las personas que estaban a mi alrededor a la hora del almuerzo (o en palabras más precisas, la media hora de almuerzo; porque en Estados Unidos, a diferencia de en Puerto Rico, el tiempo de almuerzo es media hora. Y yo, personalmente, me tomo 15 minutos para leer y comer, y los otros 15 minutos para leer). Me detuve a mirarlas para ver si me daban algún argumento para hacer algunos apuntes. Después te cuento de algunas cosas que puse por escrito al ver aquellas personas hipnotizadas, y tan distantes los unos de los otros, aunque a la vez tan cerca (aunque eso no es nada nuevo; vivimos en la época donde los no-lugares están sobre poblados).

Sigue leyendo “Mi lucha con “editor estricto””