Estado del paciente

Síntomas: desvarío, sueños sin sentido aparente; maripositas y conejitos, etc.
Posible causa: Sobredosis de Literatura (demasiada ficción).
Tipo de narcóticos: una extensa novela (sin mención de nombres por asuntos editoriales, etc.), incesante repetición de unos cuantos relatos cortos; escritura a puño y letra en las paredes entre dormido y despierto; mucho café con leche.

*El médico recomienda, no manda, sino que recomienda abandonar la literatura y el café, o el paciente acabará perdiendo por completo la cordura.

El amor tiene pétalos de rosa

El amor tiene pétalos de rosa
tiene alas de mariposa
y manos que acarician.
Tiene el encanto de ambos crepúsculos;
y el misterio del universo.
Tiene la profundidad de los abismos de los mares.
Tiene las sensaciones de la vida
y la belleza del pensamiento. Sigue leyendo “El amor tiene pétalos de rosa”

Hacer poesía, mi queridísima

Hacer poesía, mi queridísima,

es tener la picardía de mostrarse loco

y sudar un poco;

mientras te extravías

entre recuerdos y melodías

intentando dibujar en versos,

aquello que no tiene forma ni cuerpo.

 

Una envidiable locura

Algunos pocos, inquietos de intriga, se preguntaban de dónde él obtuvo esa asfixiante pasión por lo que hacía. Su vida estaba ligada a ese extraño oficio que día tras día se mantuvo ocupado en ejercer; al parecer sin dificultad, y evidentemente de su libre voluntad. Sigue leyendo “Una envidiable locura”