Poesía

Hacer poesía, mi queridísima

Hacer poesía, mi queridísima,

es tener la picardía de mostrarse loco

y sudar un poco;

mientras te extravías

entre recuerdos y melodías

intentando dibujar en versos,

aquello que no tiene forma ni cuerpo.