Relato breve

La causa de su muerte

“Si he de ser entregado a la muerte, a esa vieja solitaria que no se sacia; ese inmortal parásito que se alimenta de los vivos hasta consumirlos; lo haré llevando conmigo el peso de un verdadero hombre, y no la liviandad de un simple mortal. Sigue leyendo

Poesía

¿Dónde, dónde… Las corrientes de ese río?

Bajo la escasa y seca sombra
de ese árbol solitario,
que entre círculos deambulan
hambrientos buitres su corona,
está un hombre que se mece
entre la muerte y un quieto canto; Sigue leyendo

Poesía

Más allá de girasoles

Se despidió,
como quien lo hace para siempre,
sin que el tiempo sepa cuanto
ni que el llanto se interponga.
Sigue leyendo

Poesía

La verdadera razón

Muere el hambriento,
y no es de hambre que muere;
sino por un fulano que comió de más.

Relato breve

¡Que alguien le diga algo!

La muerte esperaba paciente en una de las esquinas de la calle. Desde las ventanas algunos vecinos señalaban a un hombre que caminaba en esa dirección y murmuraban entre ellos de su suerte.

ㅡ¡Que alguien le diga algo!  ¿Qué no ven como anda? ㅡdijo la señora. Sigue leyendo

Microrrelato

La voz que no calla

Como final intento de deshacerse de toda evidencia, intentó deshacerse de su propio cuerpo buscando enmudecer su conciencia.

Microrrelato

La muerte última

Adornada estuvo la noche con sombras y tiesos árboles sin brisa. Oscura como pelusa de gato negro; de esos que salen en brotes durante el día de todos los santos.

Entre cantidades exuberantes de dulces y espeluznantes fiestas, abría de par en par sus fauces la tierra y se alimentaba de las vivas almas que recordaban intensamente a sus muertos, acabando con las memorias de todos a su vez. Ya no habría uno vivo para que recordase a su muerto. Ya no habría vivos, ya no habría muertos.

(para el reto de noviembre de: Escribir jugando en El blog de Lidia )
https://wordpress.com/read/blogs/140601459/posts/5951