“Oye papá, tú no impones tu liderazgo, tú lo ejercitas”

Oye papá, tú no impones tu liderazgo, tú lo ejercitas; tú no necesitas luchar para ganarlo, te ha sido dada tal responsabilidad. Tú no necesitas buscar que los de tu casa acepten tu liderazgo, o procurar ganarte el respeto por la fuerza. Naturalmente eres tu quien tiene la responsabilidad; la responsabilidad de mirar hacia adelante, identificar un objetivo, y mostrarte seguro mientras caminas hacia ese determinado objetivo, y esto, a pesar de tus faltas y debilidades. Sigue leyendo ““Oye papá, tú no impones tu liderazgo, tú lo ejercitas””

“Oye papá, mira bien donde pisas”

Oye papá, mira bien donde pisas;

porque hay etapas en que tus hijos tal vez no presten mucha atención a tus palabras, pero ten por cierto que van a procurar seguir tus pisadas.

Procura tú pisar firme,

y que tus acciones vayan en acorde con tus palabras; pues si no eres del todo escuchado, al menos vas a ser observado. Sigue leyendo ““Oye papá, mira bien donde pisas””