La buena ley en el corazón

Aunque busca de manera desesperada el aplauso y la aprobación de su práctica ante la mirada de los demás, nada de eso logra remover (tan solo apaciguar durante breves lapsos de tiempo) la profunda culpa que en su soledad y aun durante sus sueños le fastidia el pensamiento.

La desnudez del poeta

La poesía es doblemente bella:
por un lado
está la franca belleza
de la desnudez del poeta;
por el otro,
está la manera
en que el lector percibe esa desnudez
y no le queda más remedio
que sentirse desnudo también.
Desnudo ante la vida, ante el espejo.

El amor tiene pétalos de rosa

El amor tiene pétalos de rosa
tiene alas de mariposa
y manos que acarician.
Tiene el encanto de ambos crepúsculos;
y el misterio del universo.
Tiene la profundidad de los abismos de los mares.
Tiene las sensaciones de la vida
y la belleza del pensamiento. Sigue leyendo «El amor tiene pétalos de rosa»

A duelo con la gotera

Bendita la santa gotera en la cocina, que revienta el tan celestial silencio con la fuerza de velocidad que el espacio entre el caño y el aluminio le permite. Produce un sonido tan hondo y tan constante que por más que trato de olvidarlo se me interpone, cual intruso, entre el pensamiento, la escritura o la lectura; tanto así, que me vuelvo todo a ella hasta odiarla y querer arrancarla para siempre. Sigue leyendo «A duelo con la gotera»

Pensar por uno mismo

Boga mar adentro, cava más profundo;

huye de la superficie.

En la orilla hay muchedumbre,

gentío que se muerden uno al otro.

Mueren de lo mismo, pues se alimentan de lo mismo;

del desperdicio de cada otro.

To’ eso que escupen los medios de comunicación

se lo tragan por filosofía de vida. Sigue leyendo «Pensar por uno mismo»