Poesía

Los residuos de ti

Me dejas, para mi mal,
con el eco de tu adiós
y con el rastro de tu perfume
que entra sin aviso
con el viento de la tarde.
Olvidaste llevarte tus pisadas de la terraza
y tus tazas con florecitas de la alacena.
Entre mis brazos tengo la esperanza de tu regreso,
y en la mesita están todavía
tus buenas noches a la hora de soñar.
¿Por qué no te llevaste todo de una vez?
¿Para qué dejaste tu vacío aroma
en el aire de la casa;
y el fantasma de tu rutina
que aunque percibo,
está muy lejos del roce de tu piel?
¿Qué hago con las cortinas y los adornos
que le dieron color y vida a esta casa con tu llegada?
Me dejaste con todas y tantas preguntas…