Poesía

El silencio de tu voz

Sufro en vano el silencio de tu voz bajo la lluvia.
El reloj de pared estremece la casa
con tu recuerdo a cada minuto.
Se me escapa la poca luna que me queda,
se oculta tras mi sonrisa triste
que se duele por la alegría de los días pasados,
de los días contigo;
de esos días callados
con lluvia
pero a tu lado.

Cada gota revive un recuerdo
al caer sobre la hierba seca,
sobre las inútiles sombrillas de la terraza,
sobre las sillas vacías
ya por muchos días…

Entre el espacio de cada minuto
escucho ahogarse el suspiro de la brisa
que se cuela por la ventana.
Los pasos de algunos peatones
y el esparcir de los charcos
entre el viento que producen los autos.
Pero tu voz… ¿Dónde?
Me fastidia tu silencio.

Poesía

Los residuos de ti

Me dejas, para mi mal,
con el eco de tu adiós
y con el rastro de tu perfume
que entra sin aviso
con el viento de la tarde.
Olvidaste llevarte tus pisadas de la terraza
y tus tazas con florecitas de la alacena. Sigue leyendo

Poesía

Los que regresan

Irradian los cielos con nubes algodonadas,
levantan las palmas sus ramas;
anunciando orgullosas
de exiliados de antaño la entrada.
Y la patria recibe contenta
entre el atardecer de brazos que añoran
y de lágrimas que de amor filiar se derraman:
de extrañeza y no de tristeza,
de recuerdos de cercanía,
de momentos compartidos;
del calor de los seres más queridos.

Poesía

Hacer poesía, mi queridísima

Hacer poesía, mi queridísima,

es tener la picardía de mostrarse loco

y sudar un poco;

mientras te extravías

entre recuerdos y melodías

intentando dibujar en versos,

aquello que no tiene forma ni cuerpo.

 

Microrrelato

La muerte última

Adornada estuvo la noche con sombras y tiesos árboles sin brisa. Oscura como pelusa de gato negro; de esos que salen en brotes durante el día de todos los santos.

Entre cantidades exuberantes de dulces y espeluznantes fiestas, abría de par en par sus fauces la tierra y se alimentaba de las vivas almas que recordaban intensamente a sus muertos, acabando con las memorias de todos a su vez. Ya no habría uno vivo para que recordase a su muerto. Ya no habría vivos, ya no habría muertos.

(para el reto de noviembre de: Escribir jugando en El blog de Lidia )
https://wordpress.com/read/blogs/140601459/posts/5951