Relato breve

Otro intento de renovación

Toda la casa estaba llena de materiales para la renovación. Lo que en un principio parecía un Edén con necesidad de algunos toques de decoración, se había convertido en un campo de batalla después de algunos bombardeos.

―¡No necesito llenar tus expectativas! Sabía que lo nuestro no iba a funcionar ―dijo ella.

―Sí, sí… Siempre lo sabes todo. ¡Eres genial! Eres la perfecta mujer que todo hombre desea observar desde lejos ―dijo él, mientras comenzaba a derribar la pared de la cocina con un mazo de hierro.

―Hablas de mí como si fuera la única que se ha vuelto insoportable en esta casa, o mejor dicho, lo que queda de ella.

Ella arrastró una paila de pintura y comenzó a empapar una de las paredes. Cada vez que zambullía el rolo, lo dotaba de tanta pintura que dejaba un horrible rastro desde la cubeta hasta la pared, como el rojizo color de un capricho enojado.

―¿Qué haces pintando esa pared? ¿Y de ese color? ¡Ese es mi espacio! ―dijo él.

―No me gusta como se ve, y si no me gusta algo lo voy a cambiar ―dijo ella.

―Apenas voy conociendo lo que te gusta y lo que no. Casi un año viviendo juntos y esto ha ido de mal en peor. Todo era perfecto entre nosotros, tan luna de miel; hasta que te entraron esos antojos de cambiar cuanta cosa… ―dijo él, sentándose en el piso, y mirando el pedazo de pared que le quedaba a la cocina.

Poesía

Quieres arrancarme

Quieres arrancarme

y llevarme contigo

para siempre…

Pero, ¿que ganas con eso?

Si no me cuidas debidamente

me marchitaré:

perderé la belleza, la frescura,

la vitalidad…

Voy a secarme a tu lado;

y tú te irás

y te buscarás una nueva flor

en algún lejano jardín.

Poesía

Primer amor

¡Oh! cuán tierno el amor primero,
puro encantamiento.
Tan dotado de ignorancia
pero tan sublime;
pura llama, ardor y pasión.
Se baja la luna si se pide;
se anda la milla extra
y un poco más sin que sea necesario. Sigue leyendo

Relato breve

Amor inocente

Éramos tiernos, nuevos en esto del amor. Recuerdo cuando intercambiamos las primeras palabras; recuerdo aquella pronunciada timidez en tu voz y en tu mirada. Con el pasar del tiempo se extendieron a largas horas nuestras conversaciones. En muchas ocasiones giraban en torno a cosas sin importancia (por no decir tonterías), ¿acaso nos afectaba eso? para nada; lo importante era que nos teníamos el uno al otro. Nuestras miradas también aumentaron y se hicieron profundas, ya no había cobardía en ellas, sino un fuerte deseo de amarnos: de cuidarnos, de apoyarnos y abrazarnos. Sigue leyendo

Relato breve

Amor reprimido

Acepto el hecho de que fui un necio; oculté por mucho tiempo mis sentimientos. Fui un ignorante, no sabía lo que debía hacer o cómo debía hacerlo. Callé la voz en mi corazón, introvertido me llamaste. Contigo descubrí lo reservado de mi carácter, me hiciste ser consciente de mí inclinación hacia mi mundo; hacia mi interior. Nunca expresé lo que sentía cuando estaba cerca de tí, cuando me mirabas, cuando sonreías. Después supe que siempre habías estado interesada por mi, y tú, que yo siempre había sido atraído por tí: por tu sencillez, por tu belleza. Sigue leyendo

Microrrelato

Tan cerca y tan lejos

Mientras intentaba dar con la localización de aquella galaxia, el aroma del café recién hecho le desvió el pensamiento y la ruta del telescopio. Una mujer en un balcón, le pareció tan hermosa, como ninguna otra que haya conocido. Sin pensar en cómo llegó a dar con esa dirección volvió a buscar la galaxia y terminó con el reporte.

Después de cruzar aquel solitario camino, apagó la linterna al llegar a la casa y dijo:
一Mi amor, reconozco que he estado distanciado de ti, hoy te volví a sentir tan cerca; nada pasa por pasar.

(Para el reto de diciembre de: Escribir jugando en El blog de Lídia)

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2018/12/01/escribir-jugando-diciembre

20181111_093051

Poesía

Una relación de circo

Entre tú y yo, muy bonito; todo un circo.

Yo, un monito muy inquieto que brinca por cada estante.

Tú, un gigantesco pero indomado elefante.

Aplastas mi orgullo cada vez que usas la trompa,

y te sientas sobre mis sueños hasta provocarme el insomnio de la vida.

Sonrío cual payaso que ha aprendido a imitar muecas de alegría,

mientras tú te meces por toda la casa cocinando tus intereses

e intentando domar a mis leones,

que insisten en ser los reyes de esta selva.