Poesía

Te extrañé tanto

Y qué me dices de esas veces
en que llegas y que luego te vas,
y siento ese terrible vacío;
y me quedo extrañándote…

Y llega la noche y está todo oscuro.
Y tú no llegas y yo no duermo;
me desvelo esperándote.

Y a las pocas horas despierto
y me doy cuenta de que no estuviste;
de que te extrañé tanto
que te sentí tan cerca y tan real
como nunca estuviste o fuiste…

Pero dormí algo,
al menos pude dormir un poco.

Poesía

Porque sé que aún estás

Si te veo de lejos o te veo de cerca
no importa,
me hace bien el simple hecho de verte.
Porque sé que estás ahí,
que aún existes; Sigue leyendo

Poesía

Mi cobardía

Una vez la vi
y fue como verla mil veces,
quedó grabada en mi memoria.
La vi de cerca y silenciosa
y yo callado, como siempre.
Sigue leyendo

Poesía

“Me automedico: Escribo”

Como la callada sombra y el silencio
que no desean ser descubiertos;
y se inclinan a rehusar ser
más de lo que hasta hoy han sido.

Pero he hallado
en medio de mi oscuridad
una forma casi santa
de asomarme a la vida,
y desatar con toda liberalidad
mis salvajes sentimientos;
de pregonar en soledad
la intrepidez que se me escapa entre la gente.

Poesía

La desnudez del poeta

La poesía es doblemente bella:
por un lado
está la franca belleza
de la desnudez del poeta;
por el otro,
está la manera
en que el lector percibe esa desnudez
y no le queda más remedio
que sentirse desnudo también.
Desnudo ante la vida, ante el espejo.

Poesía

El amor tiene pétalos de rosa

El amor tiene pétalos de rosa
tiene alas de mariposa
y manos que acarician.
Tiene el encanto de ambos crepúsculos;
y el misterio del universo.
Tiene la profundidad de los abismos de los mares.
Tiene las sensaciones de la vida
y la belleza del pensamiento. Sigue leyendo

Poesía

El arte más excelente

El amor es un villano si no se le comprende.
El amor llega y se va; así suele decir la gente.
El amor te abandona de repente, se esfuma;
como arena entre las manos.
Un mañana despiertas, y ya no está; se ha marchado.
Eso pasa porque aún no entiendes,
que el amor no es una cosa flotante
que vaga entre las sombras
ni es la flecha del cupido.
No es un sentimiento que te agarra por desprevenido
y luego te deja ir, sin previo aviso.

El amor es un desprenderse, es el darse a uno mismo
pero sin esperar nada a cambio;
y sin que el objeto de tu amor necesariamente lo merezca.
Amar de verdad no es tarea fácil, cuesta, se hace duro.
El amor tiene su raíz en un acto divino;
y del lado de acá, es una labor de la voluntad,
una ocupación que se aprende
cuando te desprendes de tu ego,
porque te tienes a ti mismo
como el mayor obstáculo
a la hora de poner en practica
el divino arte de amar.