Poesía

Viajar hasta donde descansa el horizonte

Viajar hasta donde descansa el horizonte
y escoger para ti una estrella…
Dibujarte un paraíso,
y que lo habitemos, si quieres, juntos.
Tú y yo, bajo la quietud de la noche
sin máscaras ni sombras.
Desnudarnos los corazones
así como la lluvia,
entre gotas de sinceridad.
Amarnos hasta la cumbre del amor,
soñar la vida juntos;
y adoptar un rinconcito
donde podamos calentar nuestros cuerpos;
cuerpo con cuerpo
unidos,
alma con alma
fundidos.

Poesía

Amiga mía

Anduve buscándote entre nubes,
entre sueños de algodón
y estuviste siempre tan cerca
amiga mía.
Entre un hilo de silencio,
entre inocente intimidad,
entre secretos compartidos
iba tomando forma un vivo
y puro amor.

Poesía

La desnudez del poeta

La poesía es doblemente bella:
por un lado
está la franca belleza
de la desnudez del poeta;
por el otro,
está la manera
en que el lector percibe esa desnudez
y no le queda más remedio
que sentirse desnudo también.
Desnudo ante la vida, ante el espejo.

Microrrelato

La belleza que perdura

Los dos la miran, y uno dice:

“Que hermosos ojos tiene.”

El otro le responde:

“No son sus ojos, es su mirada; esa seguridad en su mirada, ¿no te das cuenta?

No son sus labios, es la sinceridad en su sonrisa.

No son sus manos, es la ternura en sus caricias; es su capacidad de embellecer las cosas.

Es la modestia en su forma de ser, el recato en su apariencia; su sencillez.

Es la dulzura en sus palabras.

Es la manera en que ella maneja lo que tiene.”